BIENVENID@S

WELCOME, RAFIKI, WILLKOMEN, OGNI ETORRI, BIENVENUE, KARIBU, WITAMY, AKWAABA, FÁILTE, BEM-VINDO, SOO DHAWOW, EKÚ-ABÓ


EL ABRAZO DEL MOHAN

EL ABRAZO DEL MOHAN
el abrazo de El Mohán

miércoles, 9 de abril de 2008

LA HISTORIA DEL HOMBRE AL QUE ORINO LA PERRA CLÍO



LA HISTORIA DEL HOMBRE AL QUE ORINO LA PERRA CLÍO


Todo inició con la “Caída de la Plataforma”, causal imperativa de abandonar la imagen por la palabra. ¿Acaso ese sea uno de los problemas de la sociedad del conocimiento?. Pues, si existe. Me pregunto si la denominada historia debe ser lineal, espiral o tal vez como el interruptus, o quizá a saltos? Vaya usted a saber cual es el deseo del dueño del curso o al final el de la Maestría, sin embargo, arriesgando no morir en el intento, bien vale iniciar de adelante hacia atrás.

Es sábado 17 de febrero, la tarde ya cae, y a esta hora escucha a Eskorbuto que cantan en su punk anárquico: “El partido que gobierna este país, y toda su oposición parlamentaria, las patronales, los sindicatos, todos contribuyen a nuestro deceso. Es un crimen, es un crimen, es un crimen, cuanto plomo malgastado, en cuerpos innecesarios, es un crimen, cuanto plomo malgastado, es un crimen… en cuerpos innecesarios. Desde sus poltronas prometieron solución para todos los problemas de esta nación. Paro, miseria, humillación es lo que obtuvimos sólo una casualidad podrá desatar una reacción, es un crimen…”.

Toca su batería. En media hora pasará al bajo y seguro que terminará con acordes de su guitarra eléctrica. Conozco sus tiempos. Él es un volcán de ideas, un laberinto de intuiciones, un piélago de emociones entre la infancia y la adolescencia. Tiene 12 años, que van desde sus descargas del punk clásico al jazz, de la percusión eufórica al sonido libertario de la guitarra o del bajo. De la anarquía al abrazo suave y amoroso de su madre. De los dibujos coloridos llenos del amarillo Van Gogh al verde suave de las montañas que nos rodean en Tierra Firme. De la complacencia interminable de la naturaleza al bullicioso mundo de la tecnología. De los deportes extremos a la placidez de la lectura. Del “ya voy “ al fucking…Se llama Gabriel, concebido en el diciembre del año 94 y nacido en el septiembre del 95.

A ella la llamo el Sol de la Mañana, y su nombre significa algo así como la primera mujer. A sus nueve años toca el violín, y su voz y la ternura de sus abrazos son el pan de la presencia, su sonrisa siempre abierta una invitación a la ternura. Es la solidaridad, es la siempre atenta a las causas de las niñas y niños, es la dispuesta a dar a los demás. Es la maravilla que encarna aquello de “mis hombros son un par de maracas…..” y sus pies poesía pura en la danza. Es la pequeña que sabe que siempre hay necesidad de abrazos y besos. Siempre hay que darlos, pero siempre hay que pedirlos. Se llama Aoife Itziar y nueve años lleva.

Con ellos puedo sentirme satisfecho: les gusta la lectura, les gusta viajar, les gusta el olor de la comida, el placer de compartirla y la charla fluida e inteligente y nunca aceptan un porque si por respuesta.

Siobhan, su madre, es la brisa suave de la mañana, brisa que hace muchos años me acompaña, juntos desde 1988, ha sido un tiempo bueno, generoso, cálido, lleno de ternura y que como canta el poema del portugués Gomes Ferreira, ella es:

” Una Mujer de carne azul,
sembradora de lunas y de trances,
ha atravesado el cristal
y ha venido, voladora,
a sentarse en mi regazo
en la desnudez reclinada
de un desden de espejos.
¡Pero qué bien¡ Nadie sospecha
que llevo una mujer desnuda en las rodillas”


Ha sido la ambrosía, ha sido la sabiduría de mujer, su sabiduría de estudiosa de Shakespeare, su sabiduría de mujer solidaria y generosa con otros mundos. A su lado Inglaterra, Gales, Irlanda, Francia, Alemania, Holanda, España, Honduras, Panamá, han sido lugares plácidos de conocimiento, de gente diversa, de ideas nuevas, de viajes sin horas y no falto en ocasiones de preocupaciones.

Con ella contemplé la maravilla de la obra de Vincent van Gogh sus Girasoles, en un día maravilloso del verano inglés en la galería nacional, con ella recorrimos en un invierno el Museo Británico y toda la historia que guarda. Aún lo seguimos haciendo. Con ella también contemplé la gran parada gay de Londres, con ella terminé de eliminar mis perjuicios hacia los homosexuales y lesbianas, con ella aprendí a reconocer a los activos y pasivos y brindar el beso suave en el saludo.

Con ella conocí al irlandés premio Nóbel de Paz John Hume, con quien canté, baile y bebí. Con ella me hice irlandés.

Con ella leo revistas de atrás hacia delante para no sentir la nostalgia de haberlas terminado sino de haberlas comenzado, con ella discutimos el Malpensante, la izquierda CEPA, la Semana, el Cambio, Cromos, Times, The Economist, Espectador y todas las que podamos leer en las tardes de fin de semana al sabor suave de su té o del vaso con hielo, limón y bañado todo con ron.

Con ella las mañanas son de noticias de Tiempo, Nuevo Día, Siete Días y la ridícula lectura de Portafolio que nunca me muestra las inversiones que no tengo ni tendré, pero que en meses anteriores dedicó una página a nuestro trabajo. Con ella reímos de las barbaridades de las viejas Tola Y Maruja de El Espectador.

Ellos son mi razón de ser.

El encontrarme cada año con el bullicio de las ideas europeas es un aliciente para seguir con el trabajo diario que hacemos en Colombia. Es creer que todavía tenemos razón de ser en esta historia nuestra con un futuro posible y cierto y “tengamos una segunda oportunidad sobre la tierra”. Siempre recuerdo la frase de mi amigo el profesor Bernd L. “Estamos educando el futuro de Alemania, pero lo estamos haciendo en el presente”. Y yo digo estamos trabajando en el presente para gozar de la paz en el futuro.

Eso es lo que hago en Concern Universal-Colombia, ayudar a construir un país más pacífico, más justo y más humano, más democrático, más social y más de derechos. No ha sido fácil. Pero insistimos.

He bebido en las aguas negras de la social-democracia, he nadado en los discursos marxistas de los setenta y ochenta, he buceado en las aguas impetuosas del “sancocho nacional”, he descansado en las playas de Shakespeare, Joyce, Goethe, Cervantes, Neruda, Mutis, García Márquez, Ospina, en los griegos e italianos, en los poetas latinos, en las nuevas generaciones de Mackondo, pero también en la poesía erótica de la historia. He acompañado sus versos al calor del ron, del chirrinche, de la salsa, el reggae jamaiquino, de la nueva trova cubana, de la perenne música clásica, de las voces libertarias del jazz, de la siempre presente canción social, del rock y del punk y de la música del pedazo de acordeón del negro grande de mi tierra natal, Alejo Durán. Por ello no me preocupa si es sociedad del conocimiento o sociedad de la información. Con lo que tengo, con lo que leo, con lo que vivo, con lo que disfruto y viajo me basta para saber que necesitamos un mundo más humano.

Libros, música y amigos son mi capital. Es el único capital que acumulo y por el cual no pago impuestos.



Ahora suena 13 Etados:

“El siglo xxi me huele a mierda,
lo que el ser humano ha creado con su puta cabeza,
tanta basura plástica, tanta contaminación, viviendo en la época de la destrucción, viviendo en la ruina, sucia y oscura realidad, rutina depresiva, los muertos serán más, viviendo cada día sucia y oscura realidad y época fría de destrucción.
Cacería humana trascurre tu extinción
Sucia y fría época de guerra y destrucción.
Gritando están los muertos anhelando su salida
Los criminales sueltos se gozan su justicia”

No puede quejarme de la existencia, pero si reflexionarla en los tiempos de muerte, a ella que debería ser objeto de saber, objeto de risa, se nos ha mostrado como objeto de miedo, ella ha llegado silenciosa pero efectiva, ella llegó en su tiempo a la vida de mi hermano en 1975, ella llegó a mi papá en el 2006, llegó a él cuando estaba a diez mil kilómetros y doce horas para pensar en su vida y nuestra relación. No murió un hombre, murieron cien hombres. Ella llegó en 1985, con muchos muertos.

Caminé por los laberínticos vacíos de la religión en búsqueda de cambios y compromisos con los más pobres, trabajé con los indígenas ecuatorianos y bolivianos, con los campesinos en Antioquia, Caldas y Tolima y afroamericanos en la siempre ardiente Buenaventura. He ido y venido por la amplia geografía de este país. He ido y venido por la amplia geografía de este mundo. Y he comprendido que es ancho pero no ajeno.

Mis ideales libertarios se han visto oscurecidos en ocasiones, una de ella, bajo la obcecada ignorancia de Turbay. Época de estudiante, época de mítines, y de izquierda leída, discutida y luchada, época de persecución y de pérdida.

Paso por el corazón, los tiempos de cauchera y guayabitas, de tardes de río y sancocho de pescado, desde esas épocas tengo el placer de cocinar. Recuerdo los viajes del Tolima a la Costa envuelto en el poncho de mi papá o en los brazos de mi madre. Pero también las imposibles curvas de Mariquita a Fresno.

Quedan vagos en el recuerdo los dulces de semana santa que se compartían en Planeta Rica, Córdoba. Queda vago en el recuerdo si era verdad lo que dice el poeta loco y maravilloso Gómez Jattin:



“Te quiero burrita
Porque no hablas
ni te quejas
ni pides plata
ni lloras
ni me quitas un lugar
en la hamaca
ni te enterneces
ni suspiras cuando vengo
ni te frunces
ni me agarras
Te quiero
ahí sola
como yo
sin pretender estar conmigo
compartiendo tu crica
con mis amigos
sin hacerme quedar mal con ellos
y sin pedirme un beso”



Finalmente con Serrat: Reivindico: valores como la libertad y la democracia como algo único, pues no hay libertad sin justicia, ni justicia sin libertad. Reivindico: la justicia y la libertad, porque reivindico la vida. Reivindico: a la humanidad en su sentido más amplio. Reivindico: a los humanos y a la naturaleza, que nos acoge y de la que formamos parte. Reivindico: el realismo de soñar en un futuro donde la vida sea mejor y las relaciones más justas, más ricas y positivas, y siempre en paz. Y sobre todo, como un derecho que todo lo condiciona, reivindico el conocimiento como pilar fundamental que nos sustenta y que nos caracteriza positivamente como especie.



Jaime Daniel Bernal González. Código 094550082007
Curso Sociedad del Conocimiento
Maestría 2ª Cohorte.
01 Marzo 2008

HASTA SIEMPRE COMANDANTE

EL SALMÓN

1 MAYO: LA LUCHA SIGUE

Visitando a João Pessoa